Termoestables vs termoplásticos 

Dentro del gran abanico de materiales usados en la industria, definitivamente, el plástico es uno de los más importantes. Desde envases para comida hasta prótesis médicas, existe un tipo de plástico específico para cada aplicación.  

Los termoplásticos y termoestables forman parte de la gama de materiales plásticos con los que contamos en la actualidad. Sin embargo, aunque son similares, estos plásticos presentan muchas diferencias en cuanto a cómo se comportan ante la presencia del calor y a otros aspectos que te vamos a aclarar enseguida. Así que quédate y conoce cada uno de ellos.  

¿Qué es un plástico termoestable? 

Los polímeros termoestables son un tipo de plástico altamente resistente. Se trata de resinas líquidas que al calentarse o al mezclarlas con algunos productos químicos se endurecen. Generalmente, se producen mediante moldeo por inyección (RIM) o moldeo por transferencia de resina (RTM). 

En el transcurso de este proceso, se genera la reticulación entre polímeros del material, lo que produce un enlace irreversible e irrompible. Esta característica hace que estos materiales sean altamente resistentes al calor, la corrosión y la fluencia mecánica. 

Por tal razón, son ideales en componentes que requieran de tolerancias estrictas, alta resistencia al peso y exposición al calor. No se derriten al exponerse a temperaturas elevadas, sin importar el grado, por lo que conservan su forma luego de ser calentados.  

No obstante, si el material se sobrecalienta, puede quemarse o degradarse todavía en su fase sólida. Entre los más comunes se encuentran:  

Resinas de formaldehído de fenol  

Las resinas de formaldehído de fenol o resinas fenólicas se crean a partir de la reacción del fenol con el formaldehído, lo cual da lugar a materiales de alta rigidez e hidrófugos. Son polímeros muy resistentes a altas temperaturas, la abrasión, corrosión, humedad, agentes químicos, etc. Destacan por ser materiales antisépticos, higiénicos y antibacterianos gracias a que son poco porosos, requieren poco mantenimiento y son sencillos de limpiar.  

Resinas de poliéster  

Las resinas de poliéster se forman por la reacción de monómeros de ácido dicarboxílico y diol. Son bastante resistentes a los rayos UV y al agua. Por tal motivo, son altamente usadas para múltiples aplicaciones como la construcción de embarcaciones, tuberías, coches, cañas de pescar, entre otros. Si se le combina con fibra de vidrio, se obtienen compuestos de alta resistencia. 

Poliuretano  

Se obtienen a partir de la reacción química entre polioles e Isocianatos. Tienen buena resistencia mecánica, resistencia química y excelentes propiedades de abrasión. Además, son buenos aislantes eléctricos. Se usan para fabricar espumas flexibles para muebles, aislamientos térmicos, neumáticos, suelas de zapatos, fibras textiles, entre otros.  

Resinas epoxi 

Se derivan del petróleo. Originalmente, su composición es sólida, aunque también se pueden encontrar en forma líquida. Son muy usadas para aplicaciones de reforzados con fibras, adhesivos, revestimientos de superficies, etc.  

¿Qué es un plástico termoplástico? 

A diferencia de los termoestables, los plásticos termoplásticos se caracterizan por su gran capacidad para moldearse al ser sometidos a altas temperaturas. Son materiales versátiles, por lo cual son usados por muchos sectores de la industria para la fabricación de botellas, tuberías, piezas de interiores y exteriores de coches, entre otros. Dentro de las características más importantes de este tipo de polímero están: 

  • Termoplasticidad: tienen buena capacidad para ser moldeados y procesados mediante calor y presión. Luego de calentarse y fundirse se enfrían sin tener cambios químicos significativos durante el proceso.  
  • Densidad baja: son ligeros en comparación a otros materiales como los metales, por lo cual, son perfectos para aplicaciones como componentes electrónicos, aislamiento, etc.  
  • Resistencia: son materiales flexibles, pero algunos tipos de termoplásticos ofrecen buena resistencia, dureza y rigidez.  
  • Propiedades eléctricas: algunos plásticos termoplásticos son conductores eléctricos, mientras que otros son buenos aislantes.  
  • Resistencia química: su resistencia química depende del tipo de polímero, aunque la mayoría ofrecen buena resistencia a solventes y químicos.  
  • Transparencia: son muy transparentes, por lo cual, son perfectos para aplicaciones en las que se necesite claridad óptica, tales como fabricación de ventanas, envases, etc.  

Existen muchos tipos de termoplásticos, tales como el poliestireno, el PVC, el polipropileno, entre otros. A continuación, te explicaremos los más comunes:  

Poliestireno  

El poliestireno se fabrica con base en la polimerización del estireno. También conocido como PS, es un plástico usado para diversas aplicaciones gracias a sus excelentes propiedades. Es rígido, fuerte y muy transparente. Puede usarse de diferentes formas, que van desde espuma hasta plástico rígido.  

Tereftalato de Polietileno  

También llamado PET, es uno de los polímeros más usados por la industria, fundamentalmente por el sector alimenticio y el sector textil. Se trata de un plástico de bajo coste resistente y reciclable, por lo cual se emplea comúnmente para fabricar envases de comida, botellas, fibras de poliéster, fibra de vidrio, nanotubos de carbono, etc.   

Polietileno  

Es un termoplástico simple, que se compone de carbono e hidrógeno. Tiene varias propiedades según su estructura molecular, que puede ser en forma lineal, ramificada o con diferentes pesos moleculares. Esto determina aspectos como la resistencia, punto de fusión, rigidez y transparencia.  

Cloruro de polivinilo  

El PVC es un termoplástico que se deriva del cloruro de vinilo. Es uno de los más utilizados alrededor del mundo, ya que cuenta con excelentes propiedades, entre las que resaltan su rigidez, flexibilidad y su habilidad para mezclarse con otros materiales.  

Diferencia entre termoestables y termoplásticos  

Existen algunas diferencias significativas entre este tipo de polímeros. Las más importantes son:  

Punto de fusión  

La principal diferencia entre los plásticos termoestables y termoplásticos es su comportamiento luego de ser calentados. El punto de fusión de los polímeros termoplásticos es mucho menor a la temperatura de degradación.  

Sin embargo, con los plásticos reticulados ocurre lo contrario, el punto de fusión es más alto que la temperatura de degradación. Por esta razón, una vez que son curados no pueden volver a calentarse, ya que pueden quemarse.  

Los termoplásticos pueden calentarse nuevamente para formar otro artículo, puesto que se derriten sin problema. Normalmente, estos materiales pueden ser reciclados gracias a esta misma propiedad.   

Resistencia química 

Ambos tienen resistencia química, aunque los termoplásticos presentan una resistencia mucho mayor.  

Resistencia mecánica  

Los plásticos termoestables son rígidos y fuertes. Su fuerza es producto de la reticulación. Mientras que los termoplásticos son flexibles y elásticos, por lo cual son mucho más resistentes a los impactos.  

Reciclabilidad  

Como los termoplásticos se derriten con facilidad, estos pueden ser fácilmente reciclables. Los termoestables, al no poder calentarse después de moldeados, se vuelve imposible reutilizarlos para fabricar otros productos.  

En Erycop nos especializamos en la inyección de plásticos   

Con esto, esperamos que haya quedado claro cuáles son las diferencias entre ambos materiales. La elección de cada uno de ellos depende de su aplicación, por ejemplo, los termoplásticos son una excelente alternativa para productos que requieran de versatilidad y facilidad de fabricación, mientras que los termoestables son ideales para productos de alta resistencia mecánica y térmica.  

Por supuesto, en Erycop te ayudamos con la fabricación de tu producto, ya que somos expertos en inyección de plástico. Usamos el mejor material de acuerdo con las necesidades de tu proyecto, de manera que obtengas el mejor producto, con la mejor calidad y en el menor tiempo posible.